Las tribus de mi vida…

   Nunca me había planeado la importancia de pertenecer a un grupo, una tribu como se le denomina ahora. Ya que tengo amigos de lo más dispares desde los del colegio, lo de mi urbanización de veraneo, pasando por el instituto, lo del primer año de ciencias ambientales, los del segundo año, los de japonés, los de estética, de bellas artes, del Erasmus, los de Madrid, los de la época de azafata y los de mi últimos años en Granada, más los que se me han cruzado en el camino, no, no los colecciono, pero me quedo con lo mejorcito de cada sitio que frecuento, dos o tres a lo sumo…Y siempre me las he apañado bien incluso para juntarlos en eventos y hacer que todos congeniaran, ¿ellos son mi tribu? Pues no, ellos son mis amigos, nos parecemos cero, me gusta la variedad y también el ver nuestros diferentes puntos de vista. Los quiero a morir (yo por mis amigos mato, maaatoooo) y me siento felicísima de tenerlos en mi vida pero….

 ¿Qué es entonces una tribu?

    La tribu a la que yo me refiero es un conjunto de personas, a las cuales no tienes que conocer personalmente, pero tienen tu mismo objetivo a grosso modo en la vida, están ahí para apoyarte en modo de networking, para estimularte y miran en la misma dirección que tú en todo momento. Compartís inquietudes, os echáis una mano , puedes contarles locuras que sabes que el resto de tu entorno no entendería ni apoyaría. Sé que llevo un tiempo muy cansina, y es que estoy tan orgullosa de haber dado con una comunidad tan genial gracias a Ángel que tengo que gritarlo a los cuatro vientos.

 No, mami, no es una secta…casi seguro.

    Aunque mi mente se pase el día con ellos, salgan una vez por minuto en mis conversaciones, meta a gente variopinta cada mes en casa e intente captar a todo el que se planta por delante…(Jolín ahora que lo pienso, solo nos falta raparnos la cabeza y donar todas nuestras pertenencias!!)¡¡¡Sacadme de aquiiii!!! jajajajaja

 La importancia de ese sentimiento de pertenecía.

    Somos seres sociales (unos más que otros, sino que se lo digan a los pobres con el hikikomori), necesitamos del grupo para sobrevivir, el sentirnos integrados es importante para nosotros. Incluso en el mundo animal se puede observar que la manera de hacer que un individuo “muera” es repudiarlo y dejarlo solo a su suerte ( ¡qué crueldad intolerable!).

 ¡Jau jefe!

    Existen mil millones de tipos de tribus desde los trekkies, a los moteros pasando por la iglesia, no tenemos porque quedarnos en una sola, podemos pertenecer a varias. Yo, de hecho, me he ido moviendo de una a otra según iban evolucionando mis gustos, por un momento imaginemos a esa Caro otaku, que disfrutaba con el cosplay (disfrazarse de sus personajes de manga favoritos) y cantar en los concursos de karaoke (no, no te flipes que no te voy a enseñar ni un solo documento gráfico de esa época >.< ), ¿Qué hubiera sido de mi sin mi tribu de frikis con los que organizar mis viajes a los salones del manga, hablar del pastizal que nos gastamos en mercha (merchandising, figuritas, cómics y demás polladas inservibles pero kawaiis hasta morir) e ir a bailar a la discotaku? o tal vez en mi época de artistilla ¿Con quien organizar viajes a ver las exposiciones mas guais, divagar sobre lo etéreo del arte o simplemente quedar para apestar juntos a aguarrás y comparar quien tenia las uñas mas sucias? ¿o en esa otra en la que maquilladores, modelos y fotógrafos quedábamos solo por el arte de hacer unas fotos preciosas y charlas sobre nimiedades como la nueva colección de Gaultier? Ya no frecuento ese tipo de tribus pero en cambio voy buscando nuevas y es uno de los motivos de moverme de ciudad (además de mi yonkismo crónico) , estar más cerca de la nueva que me interesa ahora. Y aunque ya dije que no es un requisito primordial el estar en contacto físico, con internet e esta todo conectado hoy en día, tú que me conoces sabes que soy muy de amor,  abrazos y cuanto lo necesito…Así que me voy al país más cálido del mundo, con la gente más efusiva…¿Espera, que demonios estoy haciendo? jajajajaja

ImagenMira los negricos que monos como saltan de felicidad, ¡¡igualito que yo en la disco!! 

Requisitos para mi nueva tribu:

  • Gente inquieta y curiosa.
  • Interesados en conocer otros idiomas y culturas.
  • Que tengan necesidad de crecimiento interior.
  • Interesados en la espiritualidad.
  • Muy muy divertidos (o por lo menos tan sosos que no te quede otra que reirte)
  • Expresivos (sin miedo a hacer locuras, y a decir lo que piensan en cada momento)
  • Entusiastas de la vida.
  • Maestros en el arte amatorio (en todos sus aspectos ;))
  • Con una paciencia infinita, para acogerme con todas mis dudas (a veces estoy espesica)

    ¡¡Para “aplicar” pulsa al sobrecito kawaii!! Si crees que cumples lo requisitos estás de suerte…jajajajajaja (lo sé, estoy fatal, como dice mi madre “Habrá que quererla…” XD)

    Nuevamente vengo con un video para los más valientes, está todo bien explicadito (Sin mi arte por supuesto, el arte de los paréntesis solo lo domino yo ¬.¬UU)

Paranoia del día, reconocer que la portada del libro está pintada por Juan Genovés, lo vi en ARCO en el 2002 y hasta hoy (ohh zeñooo aún hay esperanza para mi)

    ¿Qué? ¿Te has animado a unirte a la mía o es que perteneces ya alguna? Filateros por el mundo también vale como tribu, ¡¡y es compatible con la mía!! ¡¡Yujuuu!!

 

PD: Este post lo escribí antes de irme a Londres el miércoles pasado, lo he programado para que se publique solo el martes por la mañana…¡¡qué dios nos pille confesados porque como funcione voy a estar de un subidito…jijiji!!!

Anuncios

Jeckyll VS Hyde…

  No dormía bien, según me metía en la cama contaba mínimo una hora para conciliar el sueño, sufría pesadillas y sobresaltada de mi duermevela intentaba despertar a mi pareja para que me consolara de la pesadilla, pero su sueño era tan pesado que lo único que alcanzaba a decirme era – eso es normal, vuélvete a dormir– Él se levantaba antes que yo, así que me despertaba por el ruido que montaba en nuestro pequeño apartamento buscando sus cosas (aquí ya empezaba yo a maldecir en arameo). Me daba un beso y se iba, ya no lo vería hasta la noche. Volvía a mediodormirme y dejaba que sonara el despertador aplazándolo una y otra vez. El solo hecho de tener que salir de la cama y enfrentarme al mundo, ya me enfermaba. Cansada me arrastraba de la cama a la ducha repitiéndome una y otra vez que vaya mierda de día me esperaba. Apenas desayunaba, ya compraría alguna “guarreria” cuando sacara al perro, si es que lo sacaba…Miraba a mi alrededor, el desorden me abrumaba pero no tenia ni fuerzas ni ganas de ponerme a recoger, también tenía que ir a la compra y poner una lavadora. Me sentaba en la cocina y me hartaba de llorar. no quería estar en Madrid,no quería volver a Granada, quería estar en cualquier otra parte pero sabía que no estaría bien en ninguna.

 

   Mal comía cualquier tipo de frito o comida rápida y salía con dos horas de antelación para el trabajo, el trabajo que siempre había soñado cuando me vine para Madrid, por fin era maquilladora para la firma MAC. Tenía que haber tenido cuidado con lo que deseaba, porque se terminó convirtiendo en realidad. El trabajo soñado, viviendo por fin con él y nuestra pequeña familia con perro incluido. 

   El solo olor que desprendía el metro cuando el aire abofeteaba tu cara al abrir la puerta ya me deprimía, la gente gris, con sus caras tristes, el rumano del acordeón narrando sus desdichas, intentaba enfrascarme en mi libro y subir al máximo el MP3, pero mi corazón temblaba a cada estación.

   Prisas, y más prisas, lo hiciera como lo hiciera siempre iba con la sensación de llegar tarde. Transbordo al cercanías, es curioso como es de relativo el tiempo, cuando vivía en Granada y mis amigas proponían ir a tomar un café a la playa me parecía una locura 40 minutos para tomar un café y ver el mar, ahora solo en ir al trabajo gastaba el tiempo de ida y vuelta con creces, añoraba la playa tanto que me ardían los ojos solo de pensarlo. Las seis horas y cuarenta minutos en el trabajo eran un infierno, las compañeras una tortura, muy malas personas y egoístas superficiales. Contaba los minutos para salir flechada a coger el tren  hacer el camino inverso a casa. Donde sabía que me encontraría a mi pareja empotronada en el sofá, no habría recogido la casa, ni la lavadora y con suerte ese día habría hecho la cena, sino de eso ya me encargaría yo a las 2330 cuando llegara, si tenía suerte y no perdía el tren. Así un día tras otro, los días se deslizaban insulsos sin diferenciar lunes de sábado, solo vivía para los domingos, ni  diferenciaba amaneceres de atardeceres, sin mis amigos, sin mi familia y  sin esperanzas.

Imagen

Asi me veia yo, rota a cachitos… 

  Hoy en día cuando pongo la cabeza en la almohada me duermo, y según abro los ojos, sobre las 6:30 0 7:30 (ya no uso despertador) me levanto dando un salto mortal, hago mi meditación que me aporta una serenidad increíble para afrontar el día. Me preparo un nutritivo y sano desayuno a base de licuado de frutas, verduras y jengibre, un macha japonés y una tostada de pan sin gluten con tomate y pechuga de pavo. Aprovecho antes de ir al trabajo para estudiar, o escribir alguna reflexión y siempre con una sonrisa. Me encanta sacar a mi perro y darle una vueltita, me rio tanto viendo lo feliz que es, lo digno que va por la calle y como menea su rabo mientras camina mirándome con la lengua fuera (encuentro placer en lo más mínimo). Voy en bici a mi trabajo, está a solo 10 minutos, pero no hago el camino más corto, hago el mas bonito, por la arboleda, donde puedo disfrutar del aire puro en la cara, el sonido de los pájaros, las personas tranquilas paseando en está ciudad de atardeceres dorados.

   Mi trabajo no es el soñado, es un horario partido de que huía en Madrid, pero aquí el ambiente es genial, cada día un reto y el nivel de estrés aunque se dispara en algún momento puntual tiene un equilibrio con los días mas tranquilos. No estoy presionada por objetivos, me dejan hacer las cosas a mi manera y mi ritmo y me valoran, voy al trabajo contenta.

   Aprovecho cada minuto del día, como algo ligero y me voy al gimnasio a mediodía y cuando salgo por la noche ya no diferencio martes de domingo. Siempre hay algún plan, quedar con alguien, llamar a alguna amigo que esta lejos o simplemente volver dando un paseo mas largo hasta casa. Mi sensación es de felicidad, de sentirme bien conmigo misma y crecer como persona. El tema laboral que tanto anhelaba a irme de Madrid pasó a un segundo plano, no es tan importante, lo importante soy yo, no lo que hago o dejo de hacer y me considero una persona más valiosa ahora y aquí que cuando me codeaba con famosos en los platós de Madrid.

 

   Estas reflexiones las escribí hace algún tiempo y aunque la situación ha variado ligeramente (o no tan ligeramente, vamos que me mudo de pais! ¬.¬UU) creo que se aprecia el cambio sufrido en un periodo de 2 años. ¿Cómo lo he hecho? Pues no tengo ni idea (ojalá tuviera la llave del santo grial) pero algunas cosas si he sacado en claro.

 

    Cosas que ahora veo que hacía mal:

 

Ser muy negativa.

Encontrar todo lo malo, incluso en lo bueno.

Culpar al mundo de todo lo que me pasaba.

Ser una vaga redomada.

No sentir pasión por nada, ni curiosidad por aprender cosas nuevas.

No cuidar nada mi cuerpo.

Poner en manos de terceras personas mi felicidad. Desde mi pareja, a mis amigos,a la chica que me entrevistaba para un puesto de trabajo.

Dialogo interno refunfuñante.

Ser mi peor enemiga, ni las malas de la telenovelas son como yo era conmigo.

Reprimir sentimientos y callarme cosas. Hasta que la bola era tan grande que estallaba en ataques de ira.

 

    Cosas que ahora hago que me hacen bien:

 

Ser optimista. (Ya hasta me gustan los días de lluvia, puedo ponerme mis botas de agua y chapotear por los charcos!!Yujuu!!)

Encontrar todo lo bueno que hay incluso en lo malo. Lo bueno me parece la leche, de lo malo siempre saco una enseñanza.

Hacerme responsable de mis actos y aceptar las consecuencias.

– Hacer mío el lema “Quien quiera peces, que se moje el culo”.

Apasionarme con cada pequeña cosa, investigar, preguntar, no enterarme y volver a preguntar, sin miedo a parecer idiota. ¡La pasión combinada con la curiosidad es un cocktel molotov!. Twittealo ❤

Mi cuerpo es mi templo, lo alimento bien, lo mimo y soy consciente de que no solo es físico, el alimento también se lo doy al alma.

Meditar cada día. Jamás pensé en los beneficios de algo tan sencillo. “Meditar es gratis, no hacerlo puede salirte muy caro”.

Ser consciente de que soy una persona completa, capaz de ser feliz por si misma, a los demás les confiero el valor de complementos de mi vida. Jamás, bajo ninguna circunstancia, haré acarrear a otro ser humano con la carga que supone hacerme feliz y aún menos encargarme yo de la de otra persona. (Esto es una promesa de meñique conmigo misma XD).

Mi dialogo interno ahora es “la polla, con pan y cebolla”, me divierto tanto conmigo misma que hasta a veces se me saltan las lagrimas y se me pone el vello de punta. 

Me convertí en mi mejor amiga, me quiero, me acepto, me digo más piropos que mi abuela y me doy la mano si me caigo, no me pateo y me insulto por torpe.

No me callo ni media, si algo me molesta lo digo, de buenas maneras, sin ser una energúmena, me gusta aclarar las cosas y no crear malos rollos.

Imagen

Yujuuu!! ha tardado media hora en cargar la foto!!jajajaja 

 

   ¿Y tú? ¿has aprendido a hacerte feliz? ¿Cambiaste algún patrón en tu vida del que te sientas realmente orgullos@?, y si es así…¿cómo lo hiciste, “pardiez”? ¡¡Comparte sabiduría!! Te has quedado flipado con la Caro seriota, ¿¿eh?? jajajajaja

Monedas de tres euros…

 

   Hace un tiempo que la vida me pone a prueba, quiere ver como de fuerte (o biloriona que diríamos por aquí) soy en mis convicciones. Si realmente esta persona se ha hecho a lo largo de sus 32 añazos, o simplemente lleva una máscara de buenrrollera, sincera y alocada a partes iguales.

 

   Y digo que me pone a prueba porque yo había llegado a un punto, justo antes de abrir el blog, en el que me importaba más bien cero lo que los demás esperasen de mi, las criticas me la sudaban, yo me veía de lujo como era, quien me amara que lo hiciera incondicionalmente y quien no, pues carretera y manta. No me refiero a tener un ejercito de aduladores al lado que me ria las gracias y me diga lo super-mega-enrollada-cool-que-soy, sino gente que le agrada mi presencia, que acepta las burradas que suelto por la boca (que sé que son muchas y variadas) y sobretodo que sabe que puede contar conmigo para las duras y para las maduras.

 

Los amigos son quienes realmente te conocen y aun así te quieren.

 

 

   A raíz de abrir el blog, con la consiguiente salida de zona de confort, me dí cuenta que a lo mejor me había acomodado demasiado, que esto me hacía esforzarme en direcciones que ni siquiera me había llegado a plantear que fuera necesario. Y llegaron las primeras criticas, que además de bastante light eran constructivas, y yo seguía en mis trece y me las tomaba con humor, porqué no se puede agradar a todo el mundo. Yo misma soy de esas, o me encantas o no te quiero ver ni en pintura (si, lo sé, estoy trabajando en la gama de grises, que ya sé que hay muchos y al igual que los innui con los tipos de blancos, sé diferenciar una gran gama a raiz de mis cinco años entre carboncillos y tintas chinas…).

 

 

La delgada linea roja.

 

 

   La cuestión es que ha llegado un punto en el que veo que a la gente se le empieza a ir la olla con el tema de “mejorar” lo presente. Parece que si tu meta no es ser el summun de la vida ( lo que yo llamo el complejo de “ser la polla con pan y cebolla”), no se te ve una evolución clara y cada vez admites más retos no les vale. Es como que nadie está conforme con lo que ve en los demás, ni en si mismos por ende, y siguiendo con el tema de la aceptación del post anterior, me pareció que este es un punto muy importante. ¿Vamos a vivir encorsetados según espera nuestra madre, pareja, amigo del alma, o por el contrario nos vamos a permitir el lujo de ser auténticos? y ser capaces de estar felices con nosotros mismos, obviando miradas y criticas ajenas.

 

¿Qué es lo que no te dejas hacer?

 

   Qué te apetece salir con una mochila con alitas de ángel, pues hazlo, si a ti eso te hace sonreír, que más te dá lo que piensen los demás, eso es problema suyo no tuyo.

 

   Qué te gusta tener tus bolis ordenados por colores, y a tus amigos les encanta chincharte con eso, ¿vas a ceder tu paz interior por contentarlos?

 

   Qué callarte las cosas va a terminar derivando en un cáncer, todo por no salirte del tiesto, que no, hombre, que no te las calles, porque de verdad hay mucha gente que aprecia la sinceridad, esa es la que tienes que tener en tu vida, no los falsos, cuan monedas de tres euros.

 

   Qué tratas igual a una celebritie que a tu vecina del quinto, seguro que tu vecina del quinto es mil veces más maja y hace más por ti que esa persona con sus 15 minutos de fama así que olé por ti.

 

   Qué no te sale hablarle a los niños con un tono de voz parecido al que utilizarías con tu perro, a mi me parece más respetable hacia ellos, así que deja de poner esas vocecitas, por favor.

 

   Qué exploras nuevos caminos, que no son los habituales, y te terminan poniendo la etiqueta de “new age”, pues te digo yo lo que hago con las etiquetitas…esas yo las dejo para el facebook ¬.¬UU

 

   Qué quieres abrazar a personas que apenas conoces porque te gusta la energía que desprenden, qué odias los convencionalismos de dar dos besos, tú prefieres uno sencillo en la mejilla pero sincero y con cariño o simplemente en cualquier momento no te apetece tocar a alguien y haces una inclinación de cabeza (cuan japa molona), pues que te dé igual que tu madre y tu tía te miren con los ojos desorbitados y te indiquen con la cabeza que des el beso.

 

   Qué prefieres no hacer planes, salir de casa chuparte un dedo y tirar para donde el viento te lleve…pues disfruta de esa sensación de expectación…leñe.

 

   Podría seguir así hasta mañana y no poner en la lista ni una sola cosa de la que harías tú, para ser auténtico y olvidarte de lo que piensen los demás.

 

 

Ahondando en la herida.

 

 

   Nadie a dicho que esto vaya a ser fácil, ni que lo sea en este momento. Normalmente la gente que más cerca tienes es la que más daño termina haciendo, siempre desde su punto de vista de ayudar. Porque siendo sinceros, lo que opine alguien al cual no conozco ni me conoce es mucho mas fácil de obviar que lo me diga mi hermano o una de mis mejores amigas. ¿Qué hacer cuando una critica hacia tu forma de ser o ver la vida viene de alguien a quien aprecias y respetas? Pues pensar “Qué se la pique un pollo”, jajajajaja, no que es broma (bueno a veces es lo mejor, ¿para qué engañarnos?) pues lo que a mi me funciona es ponerme en sus zapatos, intentar comprender porqué me dice, lo que me dice, si realmente es porqué voy a estar mejor cambiando esa actitud, o simplemente es que le molesta a él/ella en concreto. Antes tenia conversaciones mentales con el resto de personas que me conocían bien sobre el tema y no solucionaba nada, ahora voy a la persona en cuestión y pregunto sin tapujos (los pobres me ven aparecer con la frase “mira, ¿tienes un momento? es que necesito hablar contigo”, y echan a correr despavoridos, como si de Godzilla me tratara…jajajaja…había escrito Modzilla, me empiezo a recordar vagamente a mi madre, miedo… >.<).

 

 

   Un ejemplo personal, de esto tan abstracto que trato, sería cuando suelto por esta boquita (de piñón jejeje) algunos de mis pensamientos en voz alta. Yo sé que soy muy bruta y sincera (hasta desgarrar) pero de verdad que no digo nada que los otros no piensen y se callen. Este punto me ha traído muchos quebraderos de cabeza, incluso lagrimas, hasta que conseguí llegar a la conclusión de que eso no es un defecto, bien mirado, los demás se escudan en ser falsos para no herir, perdonen ustedes, pero a mi me hace mucho mas daño tu falsedad y tu sonrisita que tu opinión sincera.

 

 

   Hoy me levanté calentita como podéis observar, me despertó un dolor fuerte en los costados, por lo visto alguien me había intentado encorsetar mientras dormía XD. No señores, eso si que no, no te dejes manipular así tontamente, porqué como quien no quiere la cosa te van mandado su información, sibilinamente, con cuentagotas y cuando te quieres dar cuenta ¡zas! Perdiste tu identidad y te convirtieron en otro borrego más…prrrr. Con lo hermosa que es la diversidad.

 

 

¿Cuando es el mejor momento para plantarte?

 

 

¡Ahora, en este momento, hoy!

 

 

   La vida es corta para andar amargándose representando la película que los otros creen que debes vivir, en su eterna sabiduría, eres el protagonista de tu vida, coge el timón, ponte al pañuelo más hortera que veas en la cabeza y aprovecha los vientos. Sin importarte nada si te estampas contra la primera roca que pilles, ya te reirás de eso también, créeme…y a las malas hasta puede que te hagas profesional en arreglar cascos de barcos ¿Quién sabe?

 

                                                                                              Imagen

No me deja centrar la imagen “#~<+* (¡Albricias!)

 

¿Y tú? ¿Estás cansado de la falsedad de esta sociedad?¿Te gustaría permitirte el lujo de ser tú mismo pero hay algo que te frena?¿Que harías si supieras que nadie va a juzgarte por ello?….y…¿a ti también se te clavan las ballenas de los corsés? ¡Diox, que suplicio!